Relacionarte con tu hijo Después de las actividades escolares

extraescolares son el quebradero de cabeza del día. Con  millones de euros
invertidos en estos programas y miles de niños que asisten a ellas regularmente  sólo en Alicante, la popularidad de estas actividades no puede ser pasada por alto. Todo el mundo entiende la necesidad de desarrollar nuevas habilidades, aprender más conocimientos y mantener a los niños seguros cuando los padres están trabajando.

El factor más importante en el éxito de cualquier programa es la  relación entre los niños participantes en el programa y los miembros adultos que trabajan con ellos. A menudo, los niños pueden confiar más en el monitor adulto ya que generalmente no es el maestro que imparte las clases normalmente y lo ven como un compañero de actividad. Este tipo de interacción emocional es una necesidad cuando los niños están luchando para dar sentido a la vorágine de nuevos descubrimientos del día a día y que a veces no comprenden.

El contacto directo con los profesionales puede ser una experiencia inspiradora. Los niños están muy impresionados por el conocimiento y la experiencia de estos adultos.
Los jóvenes adquieren una gran cantidad de conocimientos y experiencias cuando tratan con adultos experimentados y jóvenes mayores que se desempeñan como cuidadores o monitores de estos programas. Estos monitores al ser diferentes de los maestros de la escuela y que desarrollan actividades normalmente más amenas hacen a los niños inspirarse en ellas.

Después de las actividades escolares que se gestionan profesionalmente por personas que tienen éxito en sus propios campos de especialización, va a producir en los niños que son más entusiastas una Interacción significativa con los adultos que será una experiencia de aprendizaje en sí mismo.